• Home
  • Canal Escuela
  • Livestream

Disfruta de forma gratuita y en directo en YouTube de los conciertos más destacados de la Escuela

Retransmisión en directo: 5 de noviembre


Tradicionalmente, el Preludio como pieza musical sirve como introducción y anticipa otras de mayor envergadura. Haciendo honor al nombre del ciclo, los jóvenes músicos de la Escuela Superior de Música Reina Sofía muestran su talento al público en la antesala de lo que será su carrera concertística.

Nacido 3 años después que el gran Wolfgang Amadeus Mozart, François Devienne comenzó a componer como éste a muy temprana edad. Instrumentista (fagotista y flautista), profesor y miembro de la masonería, quizás por todo ello - y salvando las distancias - se le conoce como el “Mozart francés”.

Aunque compuso más de 500 obras, y con gran diversidad de combinaciones instrumentales, su música ha pasado en cierta manera desapercibida.

François Devienne: retrato de un alumno de Jacques-Louis David (principios de la década de 1790)

En este concierto rescatamos el tercero de sus Cuartetos para fagot y cuerdas: comienza con un tema nostálgico y este 1er movimiento parece que no pierde ese deje melancólico hasta su acorde final. Le sigue un Adagio en el que el fagot es el encargado de presentar la melodía y cerrarla al final, y termina con el clásico Rondó de carácter alegre y vivo.

Continuaremos el concierto con una pieza imprescindible del repertorio para violín: el Poème de Ernest Chausson, sin duda la obra más conocida e interpretada del compositor.

Escrita en 1896 y basada en una novela corta de Iván Turgenev, fue concebida en su origen como un poema sinfónico. Al tomar protagonismo el violín, en palabras del propio Chausson se transformó en “una pieza de forma muy libre con muchos pasajes donde el violín toca solo”.

La última obra de este Preludio, el Concierto para violín y orquesta en re menor fue compuesto por Schumann en Düsseldorf en 1853 (menos de 3 años antes de su fallecimiento), en la última época productiva y feliz del enfermo compositor: el 21 de septiembre Schumann anotaba en su diario que había comenzado una pieza para violín, el 1 de octubre escribía que el Concierto estaba terminado, y el día 3 ya estaba completamente orquestado.

Escrito para el gran violinista húngaro Joseph Joachim, fue el único concierto que escribió para este instrumento, quedando desconocido para el público general hasta su edición 84 años después.

En esta vena creativa seguramente influyó un joven pianista y compositor de Hamburgo que visitó a Schumann por recomendación de Joachim, dándose a conocer al matrimonio de Robert y Clara el 1 de octubre: Johannes Brahms.

Schumann envió la partitura a Joachim preguntándole si encontraba pasajes imposibles de tocar. Este apoyó en un inicio la obra, pero poco después de la muerte del compositor expresó su disgusto a Clara Schumann por los “terribles pasajes para el violín”. Seguramente esto contribuyó a que permaneciese en el olvido tantos años, pero lo que ya es inolvidable es la bonita melodía del tema del movimiento lento, melodía similar a la que más de un año después, en el sanatorio mental, Schumann creía que le dictaban los espíritus…

Otras retransmisiones de noviembre